Debido al alto grado de hibridación que existe en la Alpaca (en especial con respecto a la Llama) y al deterioro en las condiciones de crianza, la calidad de la fibra que producen estos animales se ha deteriorado en forma generalizada. Más de la mitad de la fibra que se produce en el Perú es gruesa (27 micrones y más) y sumamente variable. Sin embargo, el mercado internacional de los textiles sofisticados demanda fibras finas y uniformes por las que está dispuesto a pagar mejores precios.

En Pacomarca se trabaja para lograr un tipo de animal de alto valor textil que combine las características más notables de la fibra de alpaca (finura, uniformidad, densidad, ausencia de cerdas y de canas) con el balance ideal fenotípico (cabezas redondeadas y cubiertas de fibra, cuerpo balanceado y cobertura máxima de fibra en las extremidades). Estos animales, al alcanzar su mayoría de edad (3 años), deberían lograr una producción aproximada de 23% de Royal (menos de 19 micrones) 30% de Baby (22 micrones), 18% de Super Fine (26 micrones), 11% de Huarizo (28 micrones), 14% de Adulto (30 micrones) y 4% de Mixed Pieces. En el fundo Pacomarca se cuenta ya con ejemplares de estas características y se busca, con las herramientas modernas que se vienen utilizando (base de datos, valoración genética y transferencia de embriones) reproducir estos ejemplares de manera que sus descendientes puedan ayudar a mejorar la producción de fibra fina en los hatos de miles de pequeños productores desperdigados en el vasto territorio altoandino.