Uno de los aspectos más urgentes relacionados con la actividad de la criana de Alpacas en el Perú es el relacionado con las condiciones de vida de los pastores. Debido a su localización en las altas montañas de los Andes (muchas veces a más de 4,500 metros de altura sobre el nivel del mar) y a su lejanía de los centros poblados, las viviendas de los pastores de Alpacas resultan sumamente precarias, sin servicios y débiles para combatir el intenso frio que caracteríza esos territorios.

Es por ello que Pacomarca ha decidido realizar un programa para mejorar la calidad de estas viviendas en el marco de un diseño ecológico que utiliza materiales del lugar para la construcción (adobe y paja) pero que otorga a la vivienda innovadores sistemas de calefacción y algunos servicios básicos. La idea es que los prototipos que se levantan en Pacomarca puedan ser replicados en otras zonas del país.